Lo que arriesga Estados Unidos al crear vínculos con Taiwán

0
209
Imagen cortesía de: bbc.com

Uno de los temas más polémicos en cuanto al nuevo presidente de Estados Unidos de América elegido en el año 2016, Donald Trump, es su extraño interés por Taiwán y lo que podría causar con sus ya cuatro décadas de relaciones diplomáticas con la República Popular China.

Para China, desde el año 1949 la isla de Taiwán no es más que una provincia en estado de rebeldía de acuerdo a la política que han creado de “una sola China”. De acuerdo con esta política, cualquier lazo que un país cree con Taiwán no permitirá que exista entre China y este país un vínculo neutral.

Desde Pekín se expresó que cualquier intento que se hiciera de cuestionar esta doctrina podría acabar con la paz en Taiwán. Además, se añadió también que todo esto podría perjudicar el constante desarrollo que China y Estados Unidos han tenido en cuanto a sus relaciones diplomáticas.

Posibles cambios en las relaciones diplomáticas entre EE.UU. y Taiwán

El gran potencial económico de la República Popular China es una de las razones por las cuales hace cuatro décadas Estados Unidos de América dejó de apoyar a Taiwán para formar relaciones formales con China.

El tamaño económico de la República Popular China es por grandes cantidades mayor que el de Taiwán, al igual que con la población. Al comparar también los PIB de ambos países podemos notar una gran diferencia, siendo el de China de $10.866 billones mientras que el de Taiwán es de $474 billones.

Las exportaciones e importaciones de Estados Unidos con Taiwán no son nada comparadas a las que tiene Estados Unidos con China, otra razón por la cual no colocarse del lado de Taiwán. Básicamente, los intercambios comerciales que existen entre China y Estados Unidos de América son diez veces más grandes que los que Estados Unidos posee con la isla de Taiwán, y arriesgar todo eso no es exactamente una buena idea.

Trump siempre se ha inclinado a las grandes apuestas, y tal vez por eso llegó a la presidencia, pero esta tanto de forma política como económica arriesga mucho más de lo normal.

Compartir

Dejar respuesta